La cirugía ambulatoria de rodilla que te permite salir caminando en el mismo día

Esta intervención pionera reduce la estancia hospitalaria del paciente a unas horas y favorece una rápida recuperación gracias a una mejor movilidad y función en la rodilla reemplazada.

La cirugía ambulatoria de rodilla que te permite salir caminando en el mismo día

Esta intervención pionera reduce la estancia hospitalaria del paciente a unas horas y favorece una rápida recuperación gracias a una mejor movilidad y función en la rodilla reemplazada.
La razón más frecuente para colocar una prótesis de rodilla es la de eliminar el dolor y la incapacidad que provoca una destrucción severa de la articulación, cuyas superficies pueden estar dañadas por la artrosis –proceso en que se produce el desgaste del cartílago articular– o la artritis reumatoide –cuando la membrana sinovial genera unas sustancias químicas que atacan la superficie articular y destruyen el cartílago–.
En ambos casos, debido al dolor y a la rigidez, el paciente evita la utilización de la articulación, de manera que los músculos que la rodean se debilitan y esto dificulta su movilidad. Cuando se produce una destrucción articular considerable, una prótesis de rodilla puede permitir al paciente volver a desempeñar sus actividades diarias.
Por suerte, este tipo de intervenciones cada vez menos invasivas ya que es posible la implantación de una prótesis de rodillas de manera ambulatoria. Este tipo de cirugía tiene y aporta grandes beneficios, como que reduce la estancia hospitalaria del paciente a unas horas y le permite comenzar a caminar desde el primer día. De esta manera, promueve la rehabilitación, ya que el paciente experimenta antes una mejor movilidad y función en la rodilla reemplazada.
«El paciente recibe el alta domiciliaria horas después de la intervención, lo que supone un mejor confort del paciente, que está en todo momento controlado, demostrándose que se obtiene una mejor recuperación con la circunstancia añadida de que, desde el primer día tras la operación, este comienza a caminar, lo que lleva consigo una recuperación más rápida», explica el Dr. Eduardo Rodríguez-Vellando Rubio, quien ha liderado una intervención quirúrgica de estas características –la primera en Castilla La Mancha– en el Hospital Quirónsalud Santa Cristina (Albacete).
 

Múltiples beneficios

La cirugía ambulatoria aporta también beneficios psicológicos al reducir el estrés de la persona operada, puesto que disminuye el tiempo de separación de su entorno habitual y supone una menor interferencia con su vida cotidiana. No menos importante es la satisfacción que se consigue en el paciente, así como la reducción de los esfuerzos logísticos familiares.
Este tipo de intervención evita, además, derivar al paciente a hospitales que habitualmente tienen largas listas de espera y aporta una mayor cobertura sanitaria, integrando centros ambulatorios. También promueve el trabajo multidisciplinar al intervenir el traumatólogo, el anestesista y el fisioterapeuta, junto con el personal auxiliar de enfermería.
De esta manera, el Dr. Eduardo Rodríguez-Vellando Rubio en colaboración con el Dr. Eduardo Rodríguez-Vellando Fernández, han creado un equipo de especialistas compuesto por anestesistas, para combinar terapias analgésicas para bloqueos preoperatorios y postoperatorios, y fisioterapeutas, logrando que tres horas después de la operación, el paciente pueda realizar tratamientos de fisioterapia y comenzar a andar.
 
Previo a la cirugía, tenemos una consulta rápida en la que entregamos al paciente un dossier con consejos para las actividades de su vida diaria domiciliaria, así como con una explicación breve de cuáles son los ejercicios que debe realizar en casa y un vídeo anexo para que vea cómo se hacenFernando ReyesJefe de Servicio del departamento de Fisioterapia de Olympia
 

Antes, en Olympia

No es la primera vez que grupo Quirónsalud lleva a cabo una intervención como esta. El pasado mes de octubre, el centro médico-quirúrgico Olympia (Madrid) realizó con éxito la primera cirugía de prótesis total de rodilla ambulatoria en España. «Es una cirugía que se está haciendo en los países más avanzados de Europa y en Estados Unidos, donde va aumentando muchísimo el porcentaje de pacientes», apunta el Dr. Manuel Leyes, jefe de Servicio de Traumatología y Cirugía Ortopédica del centro madrileño.
Al paciente también se le explica cómo tiene que caminar y se le entrega una máquina de criocompresión que se le pone nada más terminar la cirugía y que, excepto para andar, debe llevar puesta en casa. «Pasadas unas horas, realizamos algunas movilizaciones pasivas de las articulaciones del miembro inferior y levantamos al paciente para que pueda realizar ejercicios de trasferencia de cargas en ambos pies y le enseñamos a caminar con ayuda de dos muletas. El paciente sale caminando con dos muletas de manera autónoma. Finalmente, este acudirá al programa intensivo de rehabilitación, con una duración de 8-12 semanas, basado en la terapia manual y la utilización de los últimos avances tecnológicos en fisioterapia para una rápida recuperación, supervisado por el Dr. Leyes» añade Fernando Reyes.
La anestesia y la analgesia también son clave para evitar el dolor. «El paciente intervenido es anestesiado y analgesiado durante todo el proceso, desde que entra a quirófano hasta que se despierta en su casa al día siguiente, por lo que en ningún momento hay ventana de dolor», detalla el Dr. Javier Rubio, jefe de Servicio de Anestesiología de Olympia.
Idiomas